Blogia
laidakosurftxokoa

PARA SURFISTAS HERNIADOS

PARA SURFISTAS HERNIADOS

Antes las hernias discales se operaban, ahora, salvo en casos extremos, no, pero lo que está claro es que, una vez que se manifiestan, están ahí para quedarse. Un amigo médico me dijo cuando me diagnosticaron varias en el verano de 2008: “date por jodido”. Es lo más acertado que me han dicho en estos casi seis años. El problema está ahí y realmente, de momento, no tiene remedio. Desde luego, no es como corregirte la miopía o escayolarte un brazo y esperar a que se cure. Pero tranquilos los interesados: no es tan duro como parece, se puede vivir con ello. Y sí, SE PUEDE SEGUIR SURFEANDO. Incluso hay pros que también las han padecido (por ejemplo, Joey Hawkins, campeón mundial de longboard 1992) y ahí están.

Como he dicho, casi seis años de experiencia en la lidia, me han hecho sacar una serie de conclusiones. Muy personales, eso sí. A quien no sabe lo que es una de estas molestas amigas, puede servirle como terapia de prevención. Quienes la sufran quizá se sientan identificados o pueda servirles de algo:

- A partir del día en que se manifieste, que te aseguro no se olvida en la vida, una de las dos será ya, por siempre jamás, tu pierna mala. El que sea la del pie de atrás o no es cuestión de suerte, pero si lo es y tirabas de talón, tendrás que aprender a ir más fino y fijarte en viejos videos de Shaun Tomson.

- Acostúmbrate a lidiar diariamente con una horquilla comprendida entre molestia y dolor. Los altibajos son normales. Si no es ciática, serán lumbares, de casi imperceptible a muy doloroso. La forma de afrontarlo es personal, pero chinarse y meterse en la cama a llorar no ayuda nada, así que MUCHO ANIMO.

- No te quejes demasiado. Es más procura hacerlo poco o nada. Hay mucha gente por ahí con cosas mucho peores. Esto no es lo peor que te puede pasar. Incluso en el peor de los casos, dejar de surfear, tendrás que afrontarlo y la vida seguirá. Ya lo decía Bear: nadie hace surf por siempre.

- Vete a tu ritmo, SIEMPRE A TU RITMO. ¿Que los demás se pegan tres baños de cuatro horas al día?, ¿Que se van a casadios a por olas?, ¿Que entran en pleno invierno con un 3/2 sin chapos ni gorro?, ¿Que fuerzan la situación  y se meten en días gordos, feos o con mal viento? Olé por ellos, tú a lo tuyo. Surfea cuando las condiciones sean de tu gusto y no llegues al límite del agotamiento. Procura calentar (sí, es un engorro y no lo hacemos nunca nadie, pero es vital) y estirar (SIN FORZAR) antes de entrar y al salir. Es mejor pillarse una mañana o una tarde libre y andar tranquilo, mirar y no meterse si no te convence, que forzar un baño en una ventana de una hora todo estresado. A estas alturas de la película vas a seguir surfeando igual de bien o de mal y de lo que se trata es de divertirse y no salir del agua peor de lo que entraste, ¿no?

- Ni se te ocurra quedarte parado. Los músculos isquiotibiales tenderán a acortarse, la espalda baja a agarrotarse y será peor. Muévete, aunque sea un simple paseo. Intenta hacer algo de ejercicio regularmente. Si estás en una racha buena, puede ser hasta de alta intensidad, pero haz caso a las señales de tu cuerpo. Si te dice que una crisis se está gestando, hazle caso. Un día de parón puede evitarte meses de bajón.

- Organízate, en el trabajo, en el ocio, con la familia, amigos... No te cargues de actividades y compromisos, es tan malo como estar parado. Si eres un guindilla, todo nervio y músculo, probablemente nunca tendrás una hernia, pero el día en que la tengas, lo llevarás mal. TRANQUILIDAD.

- No abuses del coche ni de la silla de oficina. No hay asiento demasiado bueno para una hernia. La mejor terapia es poco coche, poco avión, poca silla, poco sofá, poca cama y cambiar constantemente de postura.

- Automedicarse puede suponer cierto alivio a veces, pero cuidado. Como mucho, ibuprofeno del que dan sin receta, mejor de 400 que de 600 mg., en series de diez días como mucho al mes. Así que, dosifícalo. Por consejo médico, a mi me ha ido bien en vez de tomarlo de vez en cuando y como si fuera un caramelo para la tos, tomarlo cuando estoy bien jodido e ininterrumpidamente durante una semana, tres veces al día. Así se va concentrando el efecto contra la inflamación en el sitio en el que de verdad lo necesitas. Funciona, pero cuidado, siguiendo las indicaciones del prospecto y nunca en ayunas. Y si tienes un médico de confianza, consultándolo siempre con él.

- Tendrás que probar con todo tipo de terapias. Eso sí que es ensayo y error. Como el efecto placebo en estos casos hace mucho, tómatelo como en el caso de las tablas: racionaliza hasta cierto punto, pero elige la que mejor te vaya después de haber probado. Si te lo puedes permitir (es dinero bien gastado, aunque a veces no te lo parezca) pregunta y frecuenta un buen fisioterapeuta o similar, al menos una vez al mes.

- Reeduca tus posturas. Repiensa tu forma de andar, moverte, sentarte… Tiende a ir relajado, no contraído. Modera tus cabreos. Sé buena gente. Es muuuuuuy difícil (yo todavía no lo he conseguido), pero ayuda MUCHO.

- Lleva una vida sana, sin trasnoches ni excesos. Sigue una dieta limpia y equilibrada (si tienes que sufrirla a tope, da por hecho que no es equilibrada). Permitirte un chocolatito en el Toki o un pintxo en Laida con un vinito no es pecado. Una buena chuleta con patatas fritas una vez al año tampoco, le harán bien a tu hernia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Markel -

Eso Toski, cómo sabes, jajaja.

Toski -

Y nunca lleves la cartera en el bolsilo trasero del pantalon!!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres